Oración con las manos

25 sep

Manos Dios y Adán Capilla Sixtina

Miro mis manos. Soy consciente de que las tengo. Más bonitas o mas feas, más rechonchas o más delgadas, pero son mis manos. Las muevo, las miro y las vuelvo a mirar. Las hago girar en círculos desde las muñecas, observando la gran amplitud de giro que tienen. Estiro los dedos y los vuelvo a cerrar. Primero todos a la vez y luego uno a uno, de arriba abajo, consecutivamente, como si de una ola de mar se tratasen. Cierro el puño fuerte, notando la presión de mis uñas sobre las palmas. Luego estiro y abro toda la mano como si quisiera abarcar todo el espacio que hay a mi alrededor. Vuelvo a aflojar y a articular todas las falanges. Toco las yemas de los dedos con el pulgar, del índice al meñique y vuelta al índice. Igual que si estuviera sazonando a un guiso. Al hacer esto noto la textura suave de los dedos.

A continuación hago que mano derecha e izquierda se encuentren y se reconozcan. Que cada mano toque a la otra como si nunca se hubieran conocido. Palpo cada dedo y cada uña con cada mano. Siento el calor de ambas palmas, los pliegues de la piel, el vello de los dorsos y la sensación de cosquilleo que se provocan la una a la otra. Soy ya conciente de que tengo manos capaces de tocar y de sentir. Ahora intento hacer una lista de las cosas que soy capaz de hacer con mis manos a diario y que, sin embargo, hago de forma inconsciente. Puedo lavarme, vestirme y peinarme; llevarme la comida a la boca y prepararla. Ordenar y desordenar cosas. Coger y soltar. Señalar y escribir. Acariciar y rascar. Buscar con ellas en un bolsillo como si tuvieran vida propia. Como si tuvieran ojos. Puedo aplaudir y hacer pitos. Tocar un instrumento o hacer música simplemente con ellas sobre una mesa.

A diferencia de los animales, mis manos encierran mucha humanidad. Quizás lo que nos distinga de los animales no sea tanto la inteligencia como la habilidad y sensibilidad de de nuestras manos. Y de nuestras manos se sirve la inteligencia para obtener resultados. ¿Soy ya consciente de la habilidad y sensibilidad de mis manos?

Nuestras manos son las que nos hacen hombres humanos y mujeres humanas. ¡Cuánta humanidad! ¡Gracias Señor por mis manos! ¡Gracias Señor por regalarme tanta humanidad en tan solo un par de manos!

También pienso: Ser humano debe ser algo más que tener un par de manos maravillosas. Puede que sea algo más que poder tocar, rascar, peinar y agarrar. Quizás deba descubrir mi propia humanidad a través de mis manos para poder usarlas más humanamente. Pero, ¿cómo hacer mis manos más humanas? Y sigo pensando:

Con mis manos puedo crear o puedo destruir.

Puedo acariciar o puedo agredir.

Puedo empujar o puedo acoger.

Puedo dar o puedo pedir.

Puedo ayudar o puedo entorpecer.

Puedo aliviar un dolor con la suavidad y el calor de una caricia o causarlo con la fuerza de una bofetada o la violencia de un agarrón.

Puedo burlar o puedo respetar.

Puedo hacer reír o puedo hacer llorar.

La cuestión es: ¿merece la pena tener unas manos destructoras y dañinas? ¿Acaso no pierden humanidad en la agresión? Miro mis manos y sé que quiero que sean cálidas y acogedoras; pero ¿cuántas veces las he mal-utilizado por egoísmo, envidia, soberbia…? o, lo que es casi peor: ¿Cuántas veces no las he bien-utilizado solo por comodidad? Cuántas veces pudiendo alentar he abofeteado, pudiendo aliviar he machacado y pudiendo levantar al caído, he dejado que se quedaran quietas y adormecidas en el fondo de mis bolsillos.

Perdón Señor por mis manos violentas.

Perdón Señor por mis manos frías.

Perdón Señor por mis manos muro.

Perdón Señor por mis manos dormidas.

Sé que en mi día a día no hago uso y desaprovecho los dones que con ellas me has dado; y que al hacerlo reniego inconscientemente de la humanidad con la que me hiciste a tu imagen y semejanza.

Perdón Señor por las veces que dejo que mis manos me alejen de ti y renieguen de ti.

Ahora miro otras manos. Las de tu hijo, el Crucificado. Aquel que con sus manos bendecía y sanaba. Acogía y perdonaba. Aquel que con sus manos daba ejemplos de humanidad y devolvía la dignidad a los miserables de su tiempo. Aquel que con sus manos y un poco de barro devolvió la vista la ciego. Aquel al que con clavos desgarraros sus manos en un intento de arrancarle la humanidad y el poder que en ellas tenía; pues una mano atada o clavada a un madero ya no es libre y de nada sirve.

Ahora miro tus manos, Jesús que, incluso atravesadas se hicieron salvadoras. Y te pido: Enséñame a hacer de mis manos, manos salvadoras, como las tuyas. No dejes que los clavos de mi egoísmo y mi comodidad atraviesen mis manos dejándolas inmóviles e inertes. Dame fuerza para dirigir mis manos hacia el bien. Que mis manos, Señor, animen, levanten, alienten y sanen; como las tuyas. Quiero ser digno y merecedor de tu regalo. Y el día que, en tu presencia, ya no las necesite, te las pueda devolver gastadas de amar y aún llenas de amor.

Amén.

Se puede continuar la reflexión buscando las manos de la o las personas que se tiene alrededor. Tocar y acariciar sin prejuicios las manos de un familiar, amigo o completo desconocido que esté sentado junto a nosotros. Intentar sentir con nuestras manos los secretos que encierran las manos ajenas. Sentir su humanidad. Su vida. Y sentir en las manos del otro, las manos de un hermano. Unas manos distintas a las nuestras, pero a la vez tan iguales. Tocarlas con respeto, cariño, calidez, ternura, calor. Sintiéndonos en unión y comunión con la otra persona, sintiéndonos en su piel. Y se puede terminar rezando con las manos entrelazadas el Padre Nuestro.

About these ads

Una respuesta hacia “Oración con las manos”

  1. Roberto Carbajal Solis 18.marzo.12 a 2:52 #

    Me gustaria perticipar en su equipo de oracion. Yo estoy a punto de inicar un grupo de oracion.

    Saludos.

    Roberto Carbajal

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.